24 Trucos para evitar robos en la habitación del hotel

Todos nos lo hemos preguntado alguna vez cuando nos hemos alojado en un hotel y vemos como el personal de limpieza entra y sale de las habitaciones a toda prisa, mientras transitan todo tipo de huéspedes por el pasillo: ¿Es posible que me roben en la habitación del hotel? ¿Si me roban, el hotel se hace cargo? Pues la respuesta a ambas preguntas es alarmante, dado que por un lado, efectivamente sí es posible que te puedan robar en la habitación de tu hotel, de hecho, aunque sea en muy pocos casos, ocurre con cierta frecuencia en la mayoría de los hoteles; y por otro lado, si eso llegara a ocurrir, a no ser que se especifique lo contrario, el hotel jamás se hace cargo de la substracción de objetos personales de las habitaciones.

Por todo ello, ante este riesgo evidente es preciso llevar a cabo una serie de medidas para estar seguros y poder disfrutar de nuestra estancia con total tranquilidad. A continuación te mostramos 24 trucos sencillos para que jamás de roben en tu hotel o apartamento vacacional.

1-) Extrema las precauciones a la entrada y salida del hotel

Los accesos a los hoteles son puntos ideales de carteristas y delincuentes, dado que en el momento de nuestra entrada y salida del hotel vamos cargados con gran cantidad de equipaje y andamos algo distraídos: sacamos el equipaje del taxi con cierta prisa, centramos nuestra atención en el taxista sin fijarnos en nuestras maletas, al estar desubicados miramos con cierta lejanía a nuestro alrededor olvidando nuestro entorno más próximo, al ir acompañados con mayores o niños no prestamos atención a nuestro equipaje, etc.

Por todo ello, es recomendable estar en todo momento atento a nuestras pertenencias al hacer el check-in y el check-out en nuestro alojamiento

 

2-) No llevar objetos de valor

Puede parecer obvio, pero por lo general la mayoría de personas acabamos llevando más equipaje del que realmente necesitamos y al salir un momento del hotel para dar una vuelta o ir a desayunar tenemos las dudas existenciales de siempre: “¿Cojo el portátil o lo dejo aquí?”, “No voy a llevarme la cámara de fotos ahora pero ¿y si pasa algo?”, “Bajamos un rato a la discoteca; a estas horas mejor dejo la tarjeta de crédito en el hotel y llevo solo algo de efectivo ¿o mejor me lo llevo todo?”, etc.

Al hacer el equipaje piensa realmente lo que vas a usar y si estás pensando en llevarte algún objeto o prenda de valor, asegúrate que efectivamente lo vas a necesitar y que no te va a resultar una molestia llevarlo encima en todo momento.

 

3-) Utiliza la caja fuerte

Si tras analizar tus necesidades has llegado a la conclusión de que debes llevarte algún objeto de cierto valor y que al mismo tiempo, no lo vas a poder llevar contigo en todo momento, debes saber que en la actualidad la mayoría de hoteles de cierto nivel medio-alto cuentan con cajas fuertes de seguridad en cada estancia.

No dudes en utilizarla y asegúrate de cuáles son las condiciones para que tus objetos queden asegurados y el hotel se haga responsable de ellos, que básicamente son dos:

Solicitar el servicio: algunos hoteles lo ofrecen gratuitamente, mientras que otros cobran por el mismo.

Conocer si hay necesidad de declarar los objetos guardados: asegúrate si debes declarar una lista de los objetos que guardas y de cuáles son las condiciones. Algunos hoteles cubren hasta una cierta cantidad, mientras que otros lo cubren todo.

 

4-) No dejar nada a la vista

Procura tener todos tus objetos bien guardados en el armario o mesita de tu habitación, ya que con el desorden propiciarás dos situaciones:

Que algún empleado se pueda ver tentado a substraerte algún objeto: por lo general los empleados de limpieza van a un ritmo frenético y totalmente pautado y controlado, con lo cual no tienen tiempo de husmear por los cajones y armarios para averiguar si hay algo de valor. No obstante, si se lo pones fácil, algún empleado con pocos escrúpulos podría verse tentado.

Que no te percates del hurto cometido: si tienes un gran desorden en tu habitación, hasta que no necesites algo en concreto quizá ni llegues a darte cuenta de que te han substraído algo. De hecho, si echaras algo en falta dudarías si no has mirado bien por la habitación o si está en algún lugar perdido de la maleta.

 

5-) Guarda objetos de valor fuera de la maleta

Si algún individuo consiguiera entrar en tu habitación, éste, en primer lugar, se dará prisa para huir lo antes posible, de modo que lo primero que hará será mirar en tu maleta o directamente llevarse tu maleta.

Si tienes algo de valor, tu alojamiento no dispone de servicio de caja fuerte y no puedes llevarlo contigo al salir, siempre procura guardarlo fuera de la maleta en algún lugar de difícil acceso como por ejemplo a lo alto de un armario bajo unas sábanas o detrás de un pequeño hueco de la mesita.

 

6-) Ahuyenta a los ladrones de forma original

Un ladrón que vaya a robar a una casa y vea un cartel de cuidado con el perro, ¿qué hará? Pues simplemente robar en la casa de al lado. De la misma forma, un ladrón que quiera robar en un local y lea una señal de alarma instalada, ¿qué hará? Pues robar en otro local. Así de sencillo, un ladrón siempre debe minimizar el riesgo y nunca se va a arriesgar a pesar de no haber visto ningún perro o alarma, sino un simple cartel.

Por ello, de la misma forma podemos aprovecharnos de esta situación para crear un miedo a los posibles ladrones y que estos decidan ir a otra estancia. De este modo, por ejemplo, si tenemos un ordenador portátil y lo guardamos en el armario de nuestro hotel, podríamos poner una nota de “GPS incorporado; vamos…, que no lo robes”, a pesar de no tener ningún GPS incorporado, ya que ello bastará para que se lo piensen dos veces.

 

7-) Instala elementos antirrobo

Siempre puedes tomar medidas extremas si lo deseas y utilizar maletas con cantado atadas a algún elemento de mobiliario fijo de la habitación con un cable antirrobo. De hecho, muchas habitaciones y armarios cuentan con mobiliarios fijos para poder atar el equipaje u otros objetos.

En el siguiente enlace, podrás adquirir un cable de bloqueo multiuso que te puede servir para diferentes elementos: tableta, móvil, portátil, etc.

 

8 -) No dar información excesiva del motivo de nuestra estancia

No seas confiado y aunque hables con el personal de recepción y sea de confianza, debes ser consciente de que más gente te podría estar escuchando. Por ello, si por ejemplo si te hospedas en un hotel por una boda, no digas que tienes una boda, ya que será obvio que llevas un traje de cierto valor, algún regalo de boda y quizás joyas. Simplemente di que vienes a visitar a un familiar y punto, no es necesario contarlo todo. Piensa que al personal del hotel realmente le da igual la situación personal de cada cliente, ellos ya han visto de todo y simplemente te escuchan y se hacen los simpáticos porque para eso les pagan.

 

9-) Lleva maletas discretas

¿Tienes unas maletas algo viejas y antes de viajar piensas en comprarte unas nuevas de última gama? Piénsatelo dos veces, ya que con una maleta más llamativa, en efecto llamarás más la atención y se presupondrá que llevarás prendas y objetos de más valor que en cualquier otra maleta. Por ello, si debes comprarte una maleta porque lo necesitas realmente, simplemente cómprate una maleta algo rígida y con candado incorporado, y ello te será más que suficiente. En el siguiente link, te damos a conocer una maleta perfecta para viajar a un precio increíble.

Asimismo, es importante que tu maleta no revele el contenido de la misma. Por ejemplo, si llevas un ordenador portátil o una cámara de fotos de alta calidad, no se te ocurra llevarlos en los equipajes con los que los has comprado, donde se puede hasta leer su marca y entrever su forma.

 

10-) No des pistas con tu vestimenta

En la medida que puedas, procura no dar pistas con tu vestimenta si ello puede provocar que se pueda presuponer que tienes un nivel adquisitivo alto, aunque ello no sea el caso. Es decir, si por ejemplo, vas a ver una carrera de Fórmula 1 y te alojas en un hotel, no te andes paseando por los pasillos del hotel ni entres y salgas constantemente de tu habitación con una camiseta de un equipo de Fórmula 1, sobre todo si se trata de un hotel sencillo, ya que este deporte es elitista y está asociado a la clase alta de la sociedad, a pesar de que realmente cualquiera pueda ir a ver una carrera de este tipo.

 

11-) Asegúrate de que la puerta cierre bien

Las puertas de un hotel se abren y cierran constantemente por huéspedes y por el personal del hotel y en muchos casos los cierres no son de muy alta calidad, con lo cual se acaban dañando en algún punto.

Por este motivo, es recomendable asegurarse de que  la puerta de tu estancia cierre perfectamente y de que no sea posible forzarla para entrar sin la llave o tarjeta pertinente.

12-) Deja luces encendidas

Una forma muy práctica de ahuyentar a posibles intrusos en tu habitación hotelera, es mediante la simulación de tu presencia, ya que en la mayoría de ocasiones los ladrones entran a robar cuando no hay nadie en su interior.

Por esta razón, simular tu presencia dejando las luces o el televisor encendido es una muy buena opción cuando sales del hotel, especialmente por la noche.

 

13-) Cuidado con los balcones

En los hoteles costeros es muy frecuente la existencia de balcones pegados los unos a los otros, de tal modo que saltar de un balcón a otro es totalmente asequible. De hecho, muchos españoles tenemos gravados en la mente las típicas imágenes de turistas de borrachera saltando de un balcón a otro y tirándose desde los balcones a la piscina.

Todo ello lo debemos tener presente para saber que cualquiera se puede colar por nuestro balcón, de modo que al irnos de nuestra estancia, siempre debemos procurar cerrar la puerta o corredera del balcón para que nadie pueda entrar.

 

14-) Cierra las ventanas

De modo análogo al anterior, recuerda que las ventanas de los hoteles, al igual que los balcones, están totalmente pegadas las unas con las otras, de tal manera que cualquiera se podría colar por ellas. Por eso, siempre debemos dejarlas cerradas al salir del hotel.

 

15-) Utiliza el pestillo de seguridad

Aunque no sea totalmente necesario, al estar dentro de tu estancia hotelera y más cuando vamos a dormir, nunca viene de más cerrar la puerta principal con el pestillo (si lo hubiera, claro); ya que no es descartable que en recepción se produzca una confusión de llaves y habitaciones, o que una misma tarjeta abra varias puertas por error informático y alguien se equivocara (lo pude comprobar yo mismo en un hotel hace unos años).

 

16-) Cartel de “no molestar”

Este punto tampoco es imprescindible y depende de tu personalidad. Si eres una persona que prima mucho su intimidad y no tolera que alguien desconocido viole su espacio privado, no lo dudes y al salir de tu habitación pon el cartel de “no molestar”. Con ello ningún empleado del hotel podrá entrar a tu habitación, con lo cual además de proteger tu intimidad, también te asegurarás que nadie pueda cometer ningún hurto. Eso sí, ten presente que nadie te hará la cama o te limpiará el baño.

 

17-) Evita plantas bajas y primeros pisos

Si tienes la oportunidad de poder escoger la planta de tu estancia, evita la planta baja o el primer piso, ya que tienen fácil acceso desde el exterior para un potencial ladrón. Cuanto más elevado sea el nivel, mucho mejor para tu seguridad y también para las vistas!

 

18-) Atención a habitaciones con conexiones adyacentes

Aunque no sea muy frecuente en la actualidad, hay hoteles que cuentan con habitaciones contiguas que pueden conectarse a través de una puerta corredera. Solamente si ambos cierres están abiertos es posible acceder a la otra habitación desde el interior, de modo que debemos cerciorarnos que nuestro cierre esté efectivamente cerrado, ya que de lo contrario los ocupantes de la otra habitación podrían entrar a la nuestra abriendo su cierre.

 

19-) ¿Dejar la llave o tarjeta en recepción?

Hay gente que de forma habitual cada vez que sale del hotel deja la llave o tarjeta de entrada de su habitación en la recepción del hotel. En efecto, si vas a un lugar muy tumultuoso, no sería una mala idea, ya que alguien que te quitara la tarjeta o llave tendría pleno acceso a tu estancia, dado que en las mismas se indica la dirección del hotel y el número de habitación.

No obstante, si el hotel es muy grande, hay mucho ajetreo y el personal de recepción va a tope de trabajo, piensa que cualquiera que vaya con confianza y diga en recepción “la llave de la habitación X por favor”, muy probablemente se le facilite la llave sin más, así que depende de la situación conviene actuar de una manera u otra.

 

20-) Elije un buen hotel

Si eliges un hotel de calidad alta o media, tendrá sistemas de seguridad mucho más eficaces con los que evitarás posibles robos: cerraduras de mayor calidad, vigilantes de seguridad, circuito de cámaras de vigilancia, etc.

Además, generalmente un buen hotel cuenta con una plantilla más estable que lleva años trabajando en el mismo, de modo que muy difícilmente estos empleados vayan a arriesgar su puesto de trabajo para substraer las pertenencias de algún cliente. De hecho, ya lo han habrán demostrado a lo largo de su trayectoria. Por el contrario, los hoteles de menor calidad suelen tener una alta rotación en su personal de trabajo, de tal manera que constantemente hay trabajadores temporales entrando y saliendo de la plantilla. En este segundo caso, sí que es más posible que un trabajador temporal que tenga claro que no vaya a continuar en plantilla la próxima temporada turística, puede estar tentado a cometer algún hurto.

 

21-) Escoge una buena ubicación

Seamos realistas: todas las ciudades tienen sus zonas y es cierto que en unas hay mayor probabilidad de robo que en otras. Infórmate bien de la localidad a la que viajas y evita zonas conflictivas de mayor delincuencia, ya que incluso pueden estar esperándote a la salida de tu alojamiento para seguirte por la ciudad.

En caso de no poder escoger la zona de tu hotel o apartamento turístico, extrema las precauciones si es conocido el robo a turistas de manera habitual en el barrio en el que te vayas a encontrar.

22-) Consulta opiniones del alojamiento

Es importante que leas las opiniones de otros clientes que se hayan alojado en el hotel o apartamento que piensas contratar, ya que además de poder conocer la situación real del alojamiento, podrás obtener información de primera mano a cerca de su seguridad y de la seguridad de la zona colindante.

 

23-) Mantén la atención de tu entorno

A pesar de estar de vacaciones o estar concentrado en el trabajo si se tratara de un viaje de empresa, intenta mantener la atención a tu entorno en todo momento, pero de manera especial al salir de tu habitación. Si tuvieras sospechas de alguien que se paseara por el pasillo y vigilara quien entra y sale de las habitaciones, nunca viene de menos avisar a recepción. Ellos ya enviarán a alguien para averiguar que no haya nadie que no sea cliente o empleado del hotel en el interior del mismo.

 

24-) Contrata un seguro de viaje

Si todos los puntos anteriores no te parecen suficientes para tu situación particular, siempre puedes reducir al 100% el riesgo de robo o hurto mediante la contratación de un seguro de viaje.

En caso de querer contratarlo, asegúrate de lo que te cubre y de que no tengas este tipo de coberturas cubiertas en otros seguros que pudieras tener ya contratados, ya que muchos seguros personales ya cubren ciertas casuísticas en un viaje al extranjero.

 

Conclusión final

Llegados a este punto, es importante que sepas que no es necesario llevar a cabo todos los consejos explicados anteriormente, tómalos como referencia y adopta los que más se adapten a tu situación particular y a tu personalidad, con ello reducirás prácticamente al 0% la posibilidad de sufrir un hurto o robo en tu hotel. Además, si quisieras no correr ningún riesgo, siempre puedes optar por la posibilidad de contratar un seguro de viaje adaptado a tu situación personal.

Si te ha resultado interesante este artículo sobre cómo evitar robos en hoteles, es muy probable que te pueda interesar saber qué hacer si sufres un robo en tu hotel. Para ello, no dudes en consultar nuestro siguiente artículo ¿Qué hacer si te roban en el hotel?