23 mejores formas para evitar okupas en casa

Una creciente preocupación para la gente que pasa periodos de tiempo fuera de casa ya sea por trabajo, vacaciones o tenencia de segundas residencias; es su posible ocupación por parte de okupas sobre todo en países como España, donde la existencia de una legislación que otorga una gran sobreprotección a los okupas frente a los propietarios reales de los inmuebles, junto con un sistema judicial altamente burocrático y lento, hacen que una ocupación se convierta en un auténtico calvario.

Por ello, primero vamos a explicarte las formas más efectivas para evitar que tu casa pueda ser ocupada y luego procederemos a analizar cómo actuar si dicha ocupación se hiciera efectiva:

La clave para evitar una ocupación se basa en:

  1. Evitar entrada okupas: Si no hay entrada de okupas, no podrá haber ocupación alguna.
  2. Disponer de elementos de vigilancia para detectar a los okupas cuanto antes: Si los okupas consiguen entrar en nuestra casa, según la legislación española si conseguimos demostrar que no han pasado más de 48 horas desde la ocupación, podemos conseguir que la policía los expulse sin orden judicial. De lo contrario, pasadas las 48 horas, tendremos un gran problema.

 

Evitar entrada de okupas mediante la simulación de nuestra presencia

Una manera muy fácil de conseguir que no se ocupe nuestra casa es hacer ver que está habitada. Recuerda que según la legislación española desde la óptica de los okupas, para que su ocupación tenga éxito tienen que conseguir ocupar durante más de 48 horas una vivienda sin que nadie se dé cuenta. Si lo consiguen, la policía no podrá desalojarlos sin una orden judicial, lo cual les va a permitir prolongar su estancia durante un buen tiempo.

Por ello, si conseguimos hacer ver que nuestra casa no está vacía, nadie intentará ocuparla, dado que al momento sus teóricos habitantes llamarían a la policía. Para conseguirlo, tenemos las siguientes diferentes alternativas:

 

1-) No decir a nadie que no sea de tu confianza que te vas de casa por una temporada

Para empezar, es básico que nadie que no sea de tu entorno más cercano sepa que te vas a ir de casa durante una temporada. Por ello, hay que tener mucho cuidado con ir pregonando por las redes sociales nuestros planes de viajes. Cualquier persona puede darse cuenta y aprovecharse de la situación.

 

2-) Iluminación interior programable

A partir de la instalación de enchufes programables, es muy fácil hoy en día iluminar el interior de tu casa para que parezca que está ocupada. Estos enchufes no son muy caros y  pueden conectarse a Internet para poder ser controlados y programados desde tu móvil. Además, a través de su aplicación gratuita, vas a poder disponer en tu móvil de un control instantáneo total de su consumo energético. En el siguiente enlace te ofrecemos un pack de 2 enchufes inteligentes que por un precio muy económico te ofrecen todas estas características anteriores.

 

3-) Dejar persianas sin bajar del todo

No bajes del todo las persianas de tu casa al irte, ya que ello es un claro indicativo que allí no vive nadie. Si tienes la posibilidad, sería recomendable que algún conocido de confianza te las pudiera mover algún día si pasas un periodo muy largo fuera de tu hogar. De todos modos, en la actualidad, si dispones de persianas a motor, existen aplicaciones móviles para que las puedas subir y bajar desde el móvil o para que las puedas dejar programadas de antemano, de tal forma que resulta muy fácil simular tu presencia en tu vivienda.

 

4-) Tener el buzón vacío

Normalmente el correo se recoge de inmediato, de modo que un buzón lleno de cartas significa que la vivienda está vacía. Si pasas mucho tiempo fuera de casa, sería importante que solicitaras el servicio de mensajería online de todas tus correspondencias o al menos, que algún vecino o conocido te fuera vaciando el buzón regularmente. En caso de que no pases mucho tiempo fuera, bastará con vaciar el buzón antes de irte.

 

5-) Mostrar cierta actividad en tu balcón

No dejes al marcharte de tu casa el balcón completamente recogido. Lo lógico es que mantengas la apariencia de un cierto nivel de actividad acorde con lo que realizas el resto del año. Por eso, puedes dejar algo tendido o si tienes mesa, no la recojas o deja algo en ella, etc.

 

6-) Mantén el jardín y las plantas

Ver un jardín abandonado o unas plantas completamente marchitadas, es sinónimo de vivienda desocupada. Por eso, procura que tus plantas sigan con vida ya sea a través de un jardinero o alguien de confianza que te las pueda regar; o a través de la instalación de dispositivos de riego automático, que en la actualidad no son muy caros.

 

7-) Cuidado en el felpudo de la puerta de entrada

Si vives en chalet o vivienda unifamiliar, no saques el felpudo de tu puerta si lo has tenido todo el año allí. Y si vives en un bloque de pisos, es muy probable que el servicio de limpieza de la comunidad recoja los felpudos al fregar el suelo dejándolos de pie al lado de las puertas. Si ello es así, procura que algún vecino con el que tengas buena relación te lo vuelva a poner en su sitio o avisa al servicio de limpieza para que no te lo toquen. En caso de que no lo pudieras hacer, lo mejor sería recoger el felpudo de tu puerta y guardarlo en el interior de tu casa, ya que de lo contrario se quedará de pie frente a tu puerta y cualquiera podrá comprobar que no estás en casa.

 

8 -) Colocar carteles de alarma

A pesar de no tener alarma instalada, la mera acción de tener un cartel que avise de alarma actúa como un gran disuasorio y muy probablemente nadie se arriesgue a intentar entrar. Obviamente, siempre será mucho mejor contar con la presencia real de una alarma tal y como veremos más adelante.

 

9-) Colocar carteles de aviso de perro

En caso de tener una vivienda con jardín, un cartel que avise de la presencia de un perro hará pensárselo dos veces a cualquier intruso.

 

Evitar entrada por uso de la vivienda

Hemos hablado de la simulación de presencia humana en nuestra casa como una opción muy buena para disuadir ocupaciones, pero sin duda hay una manera mejor de hacerlo: a través de la ocupación real y efectiva de nuestra casa. Para ello tenemos tres alternativas:

 

10-) Alquiler indefinido o vacacional

Si tenemos una segunda residencia que casi no usamos, su alquiler es una opción inmejorable a partir de la cual además de evitar su posible ocupación y destrozo por okupas, es posible poder obtener unos ingresos adicionales que nos pueden venir muy bien. No temas a inquilinos que puedan causar impago o puedan causar deterioros en tu casa; hoy en día, a cambio de una pequeña porción del alquiler mensual, hay numerosas agencias y aseguradoras que se encargan de seleccionar a tus inquilinos ideales a través de escrupulosos procesos de selección en base a sus ingresos y solvencia, y que en caso de impago y/o daños en el piso, ellos se hacen cargo y asumen el coste.

Si sólo dejamos vacía la vivienda durante algunos periodos del año, siempre podemos optar por su alquiler vacacional, para lo cual también existen agencias que se encargan y que garantizan toda la gestión.

 

11-) Prestar vivienda

Si en tu zona hay una gran tasa de ocupaciones y robos, quizá como último recurso puedas prestar a algún familiar o amigo cercano tu vivienda de forma temporal o a un alquiler simbólico, y así conseguir que cuiden de tu casa. Ambos os haríais un gran favor.

 

12-) Servicio vigilancia

Si tu propiedad es muy grande y lujosa, en un caso extremo podrías elegir la contratación de personal de vigilancia, aunque ello supondría un gasto bastante elevado.

Evitar entrada de okupas mediante medidas de seguridad

Si las medidas de prevención no son suficientes y los okupas intentan entrar en nuestra vivienda de todos modos, será básico contar con los elementos de seguridad necesarios para evitar su entrada.

A continuación vemos cuáles son los más útiles:

 

13-) Instalación de rejas

Si vives en un bajo y quizás en un primero con no mucha altura, puede ser muy conveniente la instalación de rejas en las ventanas. Ello evitará la entrada de cualquier okupa.

 

14-) Fijación de las persianas

Si tienes persianas y vives en un bajo, es muy importante que las fijes con un seguro de fijación. De este modo quedarán totalmente inmóviles y nadie desde el exterior las podrá levantar.

 

15-) Bloqueo de accesos de puerta corredera

Si tu vivienda cuenta con accesos a patio o terrazas con puerta corredera, y son de fácil acceso desde la vía pública, puede ser una buena idea colocar bloqueos para fijar correderas.

 

16-) Instalar cerradura de calidad

La puerta principal de entrada de las viviendas sigue siendo el lugar fundamental a través del cual se cuelan ladrones y okupas. Por ello trata de tener una buena cerradura en tu puerta. Según las estadísticas el 80% de los hogares de España tiene cerraduras obsoletas de muy fácil apertura para los intrusos, así que si tu cerradura es vieja, no dudes en cambiarla. Actualmente en el mercado hay cerraduras electrónicas que ofrecen una gran seguridad y con múltiples funcionalidades: bloqueo y apertura desde el móvil, edición de contraseñas temporales para invitados, alertas y avisos al móvil, etc.

 

17-) Instalar cerraduras invisibles

Además de disponer de una buena cerradura principal en tu puerta de entrada, existen en el mercado cerraduras de seguridad adicional denominadas cerraduras invisibles que por un bajo coste ofrecen múltiples ventajas: autoinstalación rápida y sencilla, alta seguridad al estar fura de la vista desde el exterior, gestión desde el móvil, etc.

 

18-) Tenencia de perro

La presencia de un perro en nuestro jardín evitará la posible entrada de okupas o ladrones ya no tan sólo por miedo al perro, sino a que éste ladre y alerte a los dueños y vecinos.

 

19-)  No dejar llave de emergencia en lugar próximo a casa

Aunque vivas sólo, no es recomendable dejar una llave de emergencia fuera de casa en algún lugar escondido como debajo de una maceta o del felpudo. Siempre es mejor dar una copia a alguien de confianza.

 

Medidas de vigilancia para detectar de inmediato a los okupas

En caso que las medidas de prevención y seguridad no hayan dado fruto y los okupas consigan acceder a nuestra casa, aún estamos a tiempo de actuar si disponemos de elementos de vigilancia que nos alerten de su presencia. Si llamamos a la policía y podemos probar que la ocupación de nuestro hogar se ha producido en menos de 48 horas, podremos conseguir su desalojo inmediato sin orden judicial.

Las mejores formas para poderlo conseguir serían:

 

20-) Instalar una alarma

Una alarma es el instrumento más eficaz para detectar la entrada de intrusos en tu hogar. Si te decides por contratarla a través de una compañía de alarmas con servicio de centralita, no deberás preocuparte de nada, ya que dicha compañía se encargará de comprobar si al saltar la alarma se trata de una falsa alarma o de una violación de tu propiedad privada, así como de avisarte a ti y a la policía. No obstante, deberás realizar una inversión inicial importante para instalar la alarma y afrontar pagos periódicos en concepto de cuota de servicio.

Otra opción más económica es la instalación de una alarma por tu cuenta. Por un coste relativamente bajo puedes adquirir e instalar una alarma con todo tipo de funcionalidades que podrás gestionar desde tu teléfono móvil. Si estás interesado en su adquisición, aquí te enseñamos una alarma de gran calidad que podrás instalar tú mismo en tu casa. Además, ofrece una aplicación gratuita para móvil en castellano, a través de la cual podrás controlar tu alarma en todo momento y al instante!

 

21-) Instalar cámara de seguridad

La mejor manera de saber el estado real de tu casa al instante, es a partir de su visualización en directo a través de tu móvil u ordenador portátil. En la actualidad existen numerosas cámaras por un precio muy económico que ofrecen dicha posibilidad con alta calidad de imagen, visión nocturna, aviso de detección de movimiento, etc.

En caso que adquieras dicha cámara, no tan solo la podrás utilizar para la seguridad de tu casa, también la puedes aprovechar para darla otros usos como el control de niños pequeños o de mascotas.

Desde Cerorobos.com, te recomendamos en el siguiente enlace una cámara de seguridad por un precio inmejorable. Cuenta con altas prestaciones, así como su total control inalámbrico desde tu propio móvil, PC o tablet.

 

22-) Apoyo de amistades o familiares

Una buena forma de verificar que todo esté en orden en tu casa consiste en dejar la llave a alguien de tu confianza para que se pase por tu casa y compruebe que todo está correcto. Asimismo, dicha persona te podría ayudar en su cuidado y  mantenimiento: regar plantas, vaciar buzón, mover persianas un poco, etc.

 

23-) Contacto con vecinos

En caso de que no vivas en una casa aislada y tengas a un vecino pared con pared, ya te habrás dado cuenta de que todo se oye entre vecinos. Por ello, si tu vecino es de confianza, al irte de tu casa se lo puedes comunicar de tal forma que si alguien entrara en tu vivienda él se percataría y te podría avisar de inmediato.

 

¿Cómo actuar en caso de ocupación?

Si tuviéramos una ocupación en nuestra vivienda nos podemos encontrar ante dos situaciones:

  1. Que hayan transcurrido menos de 48 horas desde su ocupación: Deberemos llamar a la policía de inmediato. Si podemos demostrar que efectivamente han transcurrido menos de 48 horas, podremos conseguir su desalojo inmediato sin necesidad de orden judicial.
  2. Que hayan transcurrido más de 48 horas desde su ocupación: En este segundo caso, a partir de aquí empezará nuestro viacrucis. Primero de todo, presenta denuncia ante la policía y busca un abogado especializado en casos de ocupaciones. A través de una demanda civil deberemos conseguir el desalojo de los ocupas.

Si se trata de una segunda vivienda, se considerará delito de usurpación de propiedad, el cual lleva asociado una pena de una multa. La duración estimada del proceso judicial en España puede situarse en torno a un año y su coste en unos 2.000 euros, pero todo depende del caso y del juzgado en que se trate.

Si por el contrario se tratara de una primera vivienda, se considerará delito de allanamiento de morada, el cual lleva asociado penas de prisión de hasta 2 años. En este segundo caso, podemos esperar una resolución del caso mucho más corta.

 Por último, cabe destacar que tanto los destrozos y daños ocasionados en el inmueble, como el pago de las costas del juicio; a pesar de que se acaben atribuyendo a los okupas, muy probablemente no acabes recibiendo nada, ya que los okupas poco antes de la resolución del caso normalmente desaparecen sin dejar rastro. Además, en cualquier caso, si decidieran resistir hasta el último momento, simplemente se declararían insolventes y no podríamos recuperar nada.

Conclusión

Para la mayoría de gente, nuestra vivienda constituye la práctica totalidad de nuestro patrimonio personal, es decir, el activo sobre el cual hemos acumulado todo el esfuerzo de una vida pagando mes a mes nuestra hipoteca. Por esta razón, es fundamental al marcharse de casa por unos días adoptar las medidas oportunas para protegerla de ladrones y okupas. No es necesario que adoptes todas las medidas descritas anteriormente, pero sí las que de acorde con tu situación personal y con las características de tu vivienda te vayan mejor.