10 claves para evitar robos en viajes

Todos sabemos la gran ilusión que comporta un viaje y también el gran esfuerzo y dedicación que ello supone: todo un año de esfuerzo en nuestro trabajo para poder ir ahorrando y así poder disfrutar del viaje de nuestros sueños cuando llegan nuestras tan ansiadas vacaciones. No obstante, a pesar de haberlo planificado todo hasta el más último detalle, si somos objeto de un robo, todas nuestras vacaciones se irán al traste. Ponte en situación: imagínate estar en un país extranjero y ser objeto de un robo. Ello supondrá:

  • Horas perdidas para denunciar y conseguir con urgencia en el consulado o embajada documentos provisionales para al menos volver a casa.
  • Pérdida económica de dinero en metálico y de los objetos substraídos, además de posibles cargos ilegítimos en tu tarjeta.
  • Tener que cancelar todas las tarjetas y pedir duplicados de todos tus documentos.
  • Pérdida de información y datos que pudieras tener en tu móvil y ordenador, así como fotos y documentos personales.
  • No tener forma de contacto ni posibilidad de pedir ayuda si nos roban el móvil.
  • No disponer de ropa para cambiarnos.

En fin, todo ello supone pasar de un buen estado de ánimo a un estado de absoluta tristeza y preocupación. Sin duda nuestras vacaciones quedarán arruinadas e incluso en el caso de que aún dispongamos de días y dinero para nuestras vacaciones, todos los que han sufrido ésta experiencia confiesan que resulta imposible disfrutar de absolutamente nada y que de hecho en según qué caso lo mejor es regresar a casa.

Pero no hay que preocuparse, ya que con la simple aplicación de una serie de hábitos y comportamientos preventivos, podremos minimizar al máximo el riesgo de sufrir un robo y así poder disfrutar de nuestras vacaciones perfectas. A continuación exponemos las 10 claves para llevar a cabo este propósito:

1-) Maletas y prendas antirrobo

Asúmelo, por muy precavidos que seamos, es imposible poder estar atentos constantemente a nuestros bolsillos y pertenencias. Obviamente, tenemos que ser precavidos, tener sentido común y adoptar un comportamiento preventivo, pero si un carterista profesional quiere robarnos, no tengas ninguna duda de que encontrará su momento. Además, en un viaje estamos de vacaciones, no tenemos por qué estar pendientes de no ser robados a cada instante, al fin y al cabo queremos disfrutar y estar relajados. Por ello, la mejor manera de reducir prácticamente al 100% la posibilidad de ser robados es evitar que exista dicha opción simplemente utilizando maletas y prendas antirrobo. A continuación te las presentamos:

  • Maletas y mochilas antirrobo: Actualmente hay en el mercado maletas con todas sus cremalleras ocultas en su parte posterior (dando a nuestra espalda). Es decir, que mientras llevemos puesta la mochila, será imposible que puedan robarnos, ya que las cremalleras no son visibles a terceros y aunque supieran donde están no podrían abrirlas al ser inaccesibles. En este enlace, te mostramos una mochila antirrobo para hombre o mujer, con un diseño muy innovador y a un muy buen precio. Además es impermeable y cuenta con un USB de carga, que al conectarlo con un banco de energia que tengas, podrás cargar tu móvil en cualquier lugar sin necesidad de tener que permanecer al lado de un enchufe, lo cual es muy útil para viajar!

Por lo tanto, podremos estar seguros y tranquilos al llevar nuestra mochila con nosotros y cuando necesitemos algo, simplemente nos la sacamos y accedemos a ello a través de las cremalleras que estarán en todo momento a nuestra vista durante el tiempo que queramos extraer algo. Tras ello, simplemente nos la volvemos a poner y listo.

El único peligro, sería al sentarnos en algún restaurante o cafetería, pero aplicando un mínimo sentido común y de prudencia, no tendremos ningún problema: simplemente deja la maleta o mochila en un rincón inaccesible a terceros o a la vista de alguien y boca abajo, de manera que las cremalleras queden inaccesibles y ocultas, y ello bastará para evitar cualquier susto.

Por último, cabe destacar el gran abanico de productos que puedes encontrar de este tipo de maletas y mochilas, ofreciéndote todo tipo de diseños y funcionalidades: colores, para hombre y mujer, textura, impermeabilidad, con carga eléctrica de emergencia, etc.

  • Bolsillos interiores ocultos: Para guardar la cartera y el móvil, quizás sea un incordio guardarla en una mochila antirrobo que tenemos que ir quitándonos y volviéndonos a poner todo el tiempo. Para ello mejor utiliza prendas con bolsillos interiores ocultos que no estén a la vista y que sean inaccesibles a terceras personas: chaquetas, abrigos, chalecos, etc.
  • Cinturones antirrobo: Sobre todo en verano, quizás sea complicado tener prendas con bolsillos interiores ocultos, ya que normalmente los encontramos en abrigos y chaquetas. Por ello, nuestra mejor opción será un cinturón antirrobo. Estos cinturones son ligeros y no nos molestarán ni darán calor y además, tienen una cierta elasticidad que nos permitirá acceder a su interior a través de su cremallera, que está oculta e quedará inaccesible a otras personas mientras llevemos el cinturón puesto. Si estás interesado en su adquisición, en el siguiente enlace podrás ver un muy buen cinturón antirrobo a un precio inmejorable.
  • Riñoneras: Las riñoneras de toda la vida son una buena solución, ya que al llevarlas delante de nuestra cintura y a poder ser debajo de nuestra camiseta quedando ocultas a la vista de los otros, va a ser muy poco probable que alguien nos pueda robar y en caso de intentarlo, es casi imposible no darse cuenta de ello.

 

2-) Cartera bien guardada

Guarda tu cartera en todo momento en un lugar oculto e inaccesible a terceras personas. Para ello, haz uso de las mochilas y prendas de ropa antirrobo mencionadas anteriormente y no tendrás problema.

En ningún caso la dejes encima de la mesa de ningún restaurante o cafetería aunque estés sentado a su lado y aunque sea únicamente en el momento de pagar. Piensa que pueden estar observándote de lejos y al ver que la dejas echar a correr y quitártela en un instante. Por eso, simplemente al pagar, saca la cartera y paga teniéndola en mano en todo momento.

 

3-) Móvil y cámara de fotos a salvo

Cuando uses el móvil llévalo en mano y al no usarlo guárdalo en un bolsillo oculto y de difícil acceso. En ningún caso lo dejes encima de la mesa a pesar de estar presentes en todo momento, ya que hay bandas especializadas en aprovechar este instante para substraerte el móvil y por muy rápidos que seamos, al recibir la sorpresa y estar sentados, va a ser imposible atraparlos. Además, al ir a sitios con alta concentración de gente, extrema las precauciones sobre todo en las colas y en el transporte público. Además, jamás uses el móvil al estar al lado de una puerta de apertura de un transporte público, ya que en el momento de abrir y cerrar los ladrones aprovechan para quitártelo en el último momento, quedándote atrapado en el interior sin opción ninguna de recuperar tu móvil.

Respecto a las cámaras de fotos, utiliza las correas de seguridad, ¡para eso sirven! Además, en lugares turísticos muy masificados, extrema las precauciones al máximo.

 

4-) Evita parecer un turista

El primer paso para que te roben, es evitar hacer evidente que tienes dinero o posesiones de valor como un móvil y si se evidencia que eres turista, evidentemente queda claro que llevas móvil y dinero. Por eso, sigue los siguientes consejos:

  • No llevar un mapa en la mano: Llévalo en el móvil, es mucho más cómodo y no llamarás la atención.
  • No lleves vestimentas de souvenir ni disfraces estrambóticos. Para que quede claro, un simple ejemplo: nadie en Barcelona que sea residente va a llevar una camiseta que ponga “I love Barcelona” o un sombrero mexicano. Es obvio que alguien que lleve eso es un turista.
  • No hables muy fuerte: Si hablas un idioma extranjero, a la mínima que hables algo fuerte y por el contexto de la situación (estar alegre, acompañado, no ir vestido de trabajo, etc.) va quedar muy evidente tu condición de turista.

 

5-) Saber donde nos metemos

Al viajar a un país extranjero, debemos tener un mínimo de conciencia de donde nos metemos. No todos los países son iguales, ni todas sus ciudades, ni todos sus barrios. Por ello, sigue estas indicaciones para poder adoptar un comportamiento específico y acorde al lugar donde vamos y así maximizar nuestra seguridad:

  • Para países extranjeros infórmate de su situación. Hay países con altos niveles de secuestros en los cuales deberás adoptar medidas especiales e ir acompañado en todo momento. Ni que hablar de países con presencia terrorista o alta presencia de bandas criminales, en los cuáles quizás tu propia embajada recomiende no viajar bajo ningún concepto.
  • Para países exóticos respecto al tuyo, infórmate al máximo de su cultura sobre todo si eres mujer. Desgraciadamente hoy en día hay mucho machismo en todas partes, pero hay países especialmente peligrosos para las mujeres, en los cuáles será aconsejable viajar acompañadas en grupo y tomar ciertas precauciones. De lo contrario, incluso a plena luz del día se han dado casos de tocamientos, toma de fotografías sin permiso y en casos extremos, de violaciones.
  • En cualquier ciudad a la que vayas, hay barrios altamente conflictivos y con alta delincuencia. Evita pasar por ellos o al menos infórmate para tomar precauciones si debes ir.
  • Desgraciadamente, en todos los puntos turísticos del mundo, hay carteristas profesionales preparados para amargarte las vacaciones. Realmente respecto a la población local total suponen un porcentaje minúsculo de gente deshonrada, pero habiendo tanta gente, especialmente en una gran ciudad, son muchos los delincuentes que hay y debemos estar al tanto. Por este motivo, infórmate de los puntos calientes de mayor tasa de robos y extrema las precauciones al pasar por ellos.

 

6-) Embalaje y candado en tu maleta facturada

En ningún caso es nuestra intención denigrar la profesión de los trasportistas de maletas facturadas en de los aeropuertos, la realidad es que es un trabajo duro, no muy bien remunerado y que en su inmensa mayoría desempeñan profesionales honestos. No obstante, también tenemos que ser realistas y admitir la evidencia: En esta profesión hay gente que frecuentemente comete hurtos extrayendo el contenido de las maletas; es la realidad y así lo confirman las estadísticas.

Por ello, intenta llevar todo tu equipaje como equipaje de mano y evita facturar ninguna maleta; ahorrarás en el precio de tu billete y en posibles disgustos. No obstante, si tienes por delante un largo viaje y no tienes otra opción, factura tu maleta de la siguiente manera:

  • Es recomendable utilizar candados en las maletas para evitar este riesgo o simplemente utilizar una maleta con candado incorporado, como la que te mostramos en el siguiente enlace. Al verlo, cualquiera que quiera intentar extraer algo desistirá de su intento y esperará otra oportunidad. Además, procura utilizar candado en tu equipaje de mano, ya que a pesar que lo tengas bajo tu control, puede que lo recoloquen al subir al avión y lo pierdas de vista.
  • Si viajas en un país con altos niveles de corrupción y en el cual has podido constatar según terceras opiniones que se producen robos en las maletas facturadas; utiliza el servicio de embalaje de maletas. Por un coste bajo podrás embalar tu maleta de tal modo que será imposible que alguien la pueda manipular y si eso ocurriera, sería totalmente obvio y podrías reclamar a tu llegada en el aeropuerto de destino.
  • Intenta llevar los objetos de mayor valor en tu equipaje de mano, siempre que éstos estén autorizados para pasar el control de seguridad.

7-) Evita engaños y timos

Debes tener claro que al ser turista eres un objetivo directo de los timadores y estafadores, ya que cumples dos características esenciales:

  • Tienes dinero: Al ser turista vas a tener que afrontar pagos de hoteles, restaurantes, actividades, museos, etc; es evidente que tienes dinero.
  • Desconoces la veracidad de cualquier información que te puedan dar: Por ejemplo, si se hacen pasar por una ONG local muy importante y te piden dinero, tú no sabrás si es real o no, ya que será la primera vez que la veas.

Para evitar estos engaños, en líneas generales podrás librarte siempre que te informes al máximo de dónde vas y de lo que vas a hacer, y siempre que apliques un mínimo sentido común y de prudencia. Para que conozcas lo que te puedes encontrar y no caigas en la trampa, a continuación te exponemos los timos más frecuentes a turistas:

  •  Ayudas a tomar fotos: Si te estás haciendo una selfie y alguien que no conoces aparece de la nada y te ofrece ayuda para tomarte la foto, niégate. Una vez le entregues el móvil o la cámara huirá con su botín.
  • Taxistas con falsos precios y rodeos innecesarios: Infórmate previamente de cuánto suele costar un taxi y de la distancia real de tus trayectos, así podrás calcular más o menos el precio legal. Si ves que el taxista se pasa de listo, le invitas a que un policía verifique que todo está correcto y verás cómo rápidamente cambia la historia. Además, trata de hacer ver que estás familiarizado con el país o ciudad y que no es la primera vez que vas.
  • Alojamiento cerrado o inaccesible: La persona encargada de llevarte a tu alojamiento te informará de que éste está cerrado, de que hay obras y no se puede llegar o cualquier otra historia para ofrecerte otro alojamiento en el cual él se lleva una comisión. Niégate a dicha oferta y si no te quiere llevar a tu alojamiento original, busca otro chófer.
  • Regalos gratis: No aceptes nada de regalo, luego te pedirán propina a cambio o puede que mientras de lo den te intenten robar.
  • Reventa de tickets: Compra tus entradas online previamente para evitar colas y si no puedes, cómpralas siempre directamente en la taquilla, nunca a un desconocido en la calle, ya que muy probablemente sean falsas o te cobren mucho más por ellas.
  • Cambio mal dado: Familiarízate bien con la moneda del país al que viajas y al pagar ten claro el precio y el cambio que te tienen que dar, ya que pueden intentar darte algo menos de cambio a propósito.
  • Falsas tasas de aduanas: En países con alta corrupción, es muy común que las mismas autoridades te intenten cobrar por tasas falsas e ilegales. Infórmate bien al ir a un país extranjero de cuáles son las tasas que hay que pagar si es que realmente existen.
  • Cambio de dinero: Te pueden ofrecer tipos de cambio muy buenos y luego aplicarte comisiones ocultas, darte billetes falsos, darte mal la cantidad, etc. Te recomendamos que cambies una pequeña cantidad en efectivo en tu país para tener algo de emergencia y ya pagarás el resto de gastos con tarjeta, ya que es más seguro y más económico. Si no tienes más remedio que cambiar porque necesitas efectivo, consulta el tipo de cambio oficial y compáralo con el que te ofrezcan teniendo en cuenta comisiones adicionales. Para ser bueno tiene que haber un margen del 3%-5%, uno aceptable entre el 5%-10% y uno mediocre entre el 10%-15%. Márgenes superiores son un auténtico abuso, intenta cambiar en otro lado, preferiblemente en un banco.
  • Carta sin precios: Nunca aceptes tomar algo sin tener una carta con precios, ya que luego te podrán cobrar lo que quieran.
  • Falsificaciones: Desconfía de grandes chollos en bazares y tenderetes callejeros, muy probablemente se trate de falsificaciones.
  • Falsos policías: Desconfía totalmente de multas por errores en tu pasaporte, de controles de tu dinero en efectivo porque hay circulación de dinero falso (evidentemente echarán a correr en cuanto se lo entregues) o de cualquier otra situación absurda. Para evitarlo, fíjate en el uniforme oficial de los policías para evitar engaños de falsos policías. En cualquier caso, aplica el sentido común y si tienes dudas, siempre puedes solicitar hablar con su superior en una comisaría.
  • Petición de ayuda: De manera inesperada alguien pide ayuda, por ejemplo una mujer entregándote un bebé en tus brazos por un momento. Segundos después te recoge al bebé y minutos después tú te das cuenta que tienes los bolsillos vacíos: terceras personas te han robado al sostener al bebé en brazos. Por esta razón, extrema las precauciones cuando alguien extraño te aborde con cualquier excusa.
  • ONG falsas: Si quieres hacer un donativo, pide la página web y punto, ya que se puede tratar de una falsa ONG o de un recaudador ilegítimo que no trabaja para ninguna ONG. Tú en casa ya verificarás la legitimidad de dicha ONG y realizarás una transferencia a una cuenta real de la ONG en cuestión.

 

8 -) Prevenir fraudes con tarjeta

Respecto a las tarjetas de débito o crédito te puedes encontrar básicamente con 2 tipos de fraude:

  • Falsificación de tu tarjeta: Es posible que al pagar se lleven tu tarjeta a la barra o a la trastienda para cobrarte. Niégate a ello, pueden aprovechar para duplicarte la tarjeta o copiarte los dígitos para realizar compras por Internet. Siempre paga con el TPV y tu tarjeta a la vista y si ves que no lo hacen así, mejor paga en efectivo y evita riesgos.
  • Dobles cargos o precios superiores: Al cobrarte, pueden duplicarte el cargo o cambiar un dígito por otro a propósito o por error. Procura prestar atención al ticket del TPV y comprueba que coincide con el precio a pagar. Asimismo, utiliza el servicio de alertas de móvil que muchos bancos ofrecen gratuitamente. Al cobrarte cualquier cantidad, te enviarán un SMS con la cantidad cobrada al momento, de tal modo que ante un error o engaño podrás darte cuenta y reclamar al instante; de lo contrario, sólo te darás cuenta al llegar a tu país y analizar tu cuenta, momento en el cuál sólo podrás reclamar la operación en tu banco y tras un largo proceso quizás recuperes tu dinero.

 

9-) Servicio de consigna

Si no tienes alojamiento hasta una hora en concreto o si tienes que salir de tu alojamiento pero no vuelas hasta mucho más tarde, no te desplaces con todas tus maletas contigo por la ciudad, eso aumenta el riesgo de que te roben alguna maleta y además resulta extremadamente incómodo. Lo recomendable es utilizar un servicio de consigna. Por un muy bajo precio en una ciudad medianamente grande encontrarás múltiples establecimientos que ofrecen el servicio de guardarte las maletas de forma totalmente segura. Así irás mucho más cómodo y no te arriesgarás a sufrir posibles robos.

 

10-) Caja fuerte de tu hotel o apartamento

Algunos alojamientos ofrecen el servicio de caja fuerte en tu habitación de manera gratuita. Aprovecha dicho servicio y guarda en ella tus pertenencias más valiosas, documentos que no necesites, dinero que no vayas a gastar ese día, etc.

Consejo final para evitar robos y hurtos en viajes

Siguiendo todas estas claves anteriormente descritas, el riesgo de robo será mínimo o prácticamente nulo, pero siempre podemos adoptar las siguientes medidas para que en caso de ser víctimas de robo o hurto, minimicemos las pérdidas y la problemática generada al máximo:

  • Reparte tu dinero: Si vas acompañado, que cada uno lleve una parte del dinero y si puede ser, guardado en lugares distintos (preferiblemente bolsillos ocultos e inaccesibles). En caso de robo, perderemos una parte del dinero y no toda.
  • Teléfono de urgencia: Dependiendo del país donde vayas, ten contigo teléfonos de interés en caso de urgencia como el de servicio de urgencias, policía, tu alojamiento, tu embajada, tu tour operador, etc.
  • Guarda tu documentación lo más a salvo posible: Tu documentación va a garantizarte la vuelta a tiempo a tu país, de lo contrario te puedes ver en un serio problema al intentar tramitar con urgencia documentos provisionales. Por eso, es preciso que siempre guardes tu documentación en el lugar más seguro que puedas. Además, siempre es bueno tener fotocopias de los mismo, en caso de robo, quizás te los acepten en determinadas circunstancias, como por ejemplo para el cambio dinero o la solicitud de alojamiento en un hotel.
  • Lleva lo necesario: Es bueno llevar algo más de lo necesario por si surge alguna urgencia, pero aplica el sentido común. Si vas a gastarte 1.000 dólares, no hace falta que te lleves 2.000. Si vas a usar una tarjeta de crédito únicamente para alquilar un coche por 300 euros, no hace falta llevar una tarjeta oro con un límite de 6.000 euros.
  • Adquiere un seguro de viaje si lo recomiendan: Si te vas por una temporada a un país con alto riesgo de caer enfermo por ingestión de alimentos en mal estado, con servicios públicos de hospitalización de urgencias muy deficientes o con una tasa de robos extremadamente elevada, quizás sea una buena idea adquirir un seguro de viaje. Por un bajo coste tendrás una amplia cobertura y podrás viajar seguro y tranquilo.