7 formas para simular la presencia en tu casa y evitar robos

Una forma muy efectiva de evitar robos en tu casa cuando permaneces fuera de ella es mediante la simple simulación de tu presencia. Tal y como muestran las estadísticas, rara es la vez que se producen robos en viviendas estando éstas ocupadas. Por ello, a continuación vamos a ver las 7 maneras más simples y factibles para hacer ver que estás ocupando tu casa cuando en realidad estás fuera de ella:

1-) No advertir a nadie de tu confianza que te marchas por una temporada

Como es lógico, el primer paso para que nadie piense que tu casa está vacía, es que seas cuidadoso y no digas a nadie de tu confianza que te vas a marchar una temporada por vacaciones, trabajo o por cualquier otro motivo. Por esta razón, hay que tener mucho cuidado con ir pregonando a través de redes sociales que te vas de vacaciones durante “tantos días”, cualquier persona puede advertir dicha información.

Además, procura al hacer las maletas y llevarlas a tu coche, hacerlo en tu parking privado o si lo tienes aparcado en la calle, hacerlo de la manera menos visible posible. Debes ser consciente que cualquier persona que te vea llevar las maletas a tu coche va a saber que durante un tiempo no vas a estar en casa, por eso es muy importante ser muy precavido y discreto.

 

2-) Iluminación aleatoria de tu vivienda

Una forma evidente que denota que hay alguien en el interior de una vivienda es la existencia de luz en su interior. Podemos llevar a cabo este propósito sin estar en casa fácilmente a partir de la instalación de enchufes programables. En el siguiente enlace, te mostramos un enchufe inteligente muy barato y con múltiples funcionalidades. Con él podrás conectar una lámpara y  programar a qué horas y durante qué intervalos quieres que se encienda; incluso, si quisieras ser un auténtico profesional en simular tu presencia, hasta podrías conectar la música o la televisión, aunque ello no es necesario para nuestro propósito, con la iluminación interior ya hay suficiente.

Asimismo, este tipo de enchufes pueden conectarse a la red wifi de tu casa, pudiendo a través de su App gratuita poder tener un control total sobre la corriente de dicho enchufe en cualquier momento y en cualquier lugar, de tal modo que no tan solo podremos programarlos de antemano, sino que también podremos controlarlos a distancia.

 

3-) No bajar completamente las persianas

Bajar completamente las persianas indica claramente que nadie está habitando la casa. Ponte en situación tú mismo e imagínate a plena luz del día por la mañana ver una vivienda con todas las persianas bajadas, ¿qué pensarías? Es evidente que nadie vive allí, ¿verdad? Y más si las ves igual durante varios días seguidos.

Por este motivo es importante dejarlas medio abiertas pero nunca cerradas del todo. Recuerda esto sobre todo si sales de viaje muy pronto y aún no es de día, ya que muy probablemente al ser de noche te olvides y las dejes cerradas.

Por último, a ser posible, sería ideal si pudieras tener alguna persona de confianza como un familiar o un asistente/a de limpieza, para que se encargara de bajar y subir un poco las persianas para que tampoco se vean a la misma altura siempre. Ello se podría hacer semanalmente, tampoco hace falta obsesionarse y hacerlo a diario.

 

4-) Mantén tus plantas vivas

Si tienes jardín o plantas en las ventanas o en el balcón y decides marcharte durante una etapa corta de tiempo, acuérdate de regar las plantas antes de irte y al volver; pero si te vas durante un periodo largo de tiempo, procura que alguien de confianza las riegue por ti.

Si no puedes o prefieres que nadie entre en tu casa por motivos de privacidad, siempre puedes regarlas de manera automática a través de dos sistemas:

  1. Goteo automático constante: es muy económico y mantendrá húmeda la tierra de tu planta constantemente de forma que ésta podrá obtener agua en todo momento. En el siguiente enlace, podrás comprar un pack de 3 unidades de regadío automático a un precio increíblemente bajo.
  2. Riego programado: es algo más caro, pero según el tipo de plantas no es bueno que estén en una tierra húmeda constantemente y por ello esta segunda opción sería más recomendable. Fácilmente e intuitivamente, podemos programar dicho riego a través de una pantalla táctil.

Además de su uso vacacional, la adquisición de alguno de estos dos productos nos puede ser muy útil en nuestra vida diaria, sobre todo si no tenemos tiempo para regar las plantas o nos olvidamos con frecuencia. Resulta muy cómodo tener algún dispositivo que se encargue de esta tarea por nosotros.

5-) Evitar tener el buzón lleno de cartas

Al marcharte de tu casa procura tener el buzón vacío para que no se acumulen muchas cartas en tu ausencia. Esto es ciertamente importante en los bloques de pisos, ya que cualquier persona puede acceder al rellano de la escalera y comprobar el correo de todos los vecinos, pudiendo constatar si alguien hace tiempo que no habita al estar el buzón repleto de cartas.

Si te marchas durante pocos días, puedes simplemente vaciar el buzón al marcharte y así en ningún caso habrá una gran acumulación de cartas, pero si te vas durante un periodo largo de tiempo, podría ser una buena idea entregar la llave a un vecino o familiar con el que tengas buena relación para que éste te vacíe el buzón periódicamente.

Por otro lado, para reducir el problema, otra manera efectiva de conseguirlo es a partir de la reducción del correo físico que recibes. Ello lo podemos realizar fácilmente hoy en día a través de Internet. Simplemente solicita a cada entidad o compañía que te envía la correspondencia de manera online y así evitarás este problema.

Por último, en caso de que tengas una segunda residencia en la cual prácticamente no estés o en la que permanezcas fuera de ella durante largos periodos de tiempo y no tengas a nadie que te pueda vaciar tu buzón, siempre puedes contratar un apartado postal para particulares. Este servicio significa que en una oficina de correos, dispondrás de tu propio buzón en alquiler en el cual podrás recibir toda tu correspondencia postal de manera segura y discreta, sin que nadie pueda percibir una acumulación de cartas en tu buzón y deducir por ello que no estás en tu casa.

 

6-) Mostrar tu balcón ocupado

Si normalmente sueles realizar actividad en tu balcón y de repente durante una temporada no das signos de vida en este espacio, será más que evidente que estás ausente en tu casa.

Por ello, quizás no sea una buena idea recoger todo lo que tengas en el balcón. Deja por ejemplo algo tendido o algún objeto en lamesa (si es tu caso y dispones de una).

Ello no llamará la atención de nadie y muy probablemente nadie se percate de tu marcha.

 

7-) Cuidado con el felpudo de tu puerta

Si vivimos en un chalet o casa individual, podemos tener la tentación de retirar el felpudo de casa al marcharnos, pero ello es un claro indicativo de que nos hemos ido, sobre todo si siempre tenemos el felpudo en nuestra puerta y de repente lo retiramos. Por ello, en este caso es mejor dejarlo en su sitio.

Por el contrario, en el caso de vivir en un bloque de pisos como la mayoría de gente, hay que recordar que el servicio de limpieza suele dejar recogidas las alfombras exteriores de las puertas al fregar. De este modo si nadie las pone otra vez en su sitio, es obvio de que no estamos en casa. Para evitar este problema sería muy importante avisar al servicio de limpieza para que no recojan el felpudo o a algún vecino para que nos lo pueda volver a poner en su sitio cada vez que lo colocan de pie para fregar. En caso de que no puedas delegar a nadie esta función, es recomendable que guardes tu felpudo en el interior de tu casa, ya que de lo contrario se quedará de pie en tu puerta y será evidente a ojos de cualquiera que pase de que no estás en tu casa.

Conclusión

Simular nuestra presencia en casa cuando no estamos es una de las formas más efectivas para evitar robos en nuestra vivienda. Este propósito lo podemos conseguir a través de la programación de luces internas en nuestra casa y del riego de nuestras plantas; así como mediante otros detalles como vaciar el buzón de correo al irnos, no dejar las persianas bajadas, mantener vivas a las plantas, tener cuidado con el felpudo o simular ocupación del balcón.

Además, si podemos tener la ayuda de alguna persona de confianza para que eche un ojo periódicamente a nuestro hogar y nos ayude con el riego de las plantas, a vaciar el buzón, a poner el felpudo en su sitio y a mover las persianas, tendremos nuestro propósito bien alcanzado y nadie sospechará de nuestra ausencia.

Si aún así queremos estar informados al instante de lo que sucede en el interior de nuestra vivienda al momento y desde cualquier lugar, no te pierdas nuestro artículo sobre 8 maneras de controlar la seguridad de casa desde el móvil.